viernes, 11 de enero de 2019

PERSONAL ESTATUTARIO INTERINO Y EXCEDENCIA POR CUIDADO DE FAMILIAR: EL FRACCIONAMIENTO









Ya es sabido —y si no, lo recordamos— que la Ley 13/2015, de 8 de abril, de Función Pública de Extremadura, en su artículo 141, reconoce expresamente el derecho del personal funcionario interino (y del estatutario, por aplicación del artículo 2.3 del Estatuto Marco) a causar excedencia por cuidado de familiares. El precepto en cuestión reza lo siguiente:


<< Artículo 141. Excedencia voluntaria para el cuidado de familiares.

1. Los funcionarios públicos tendrán derecho a una excedencia no superior a tres años, para atender al cuidado de cada hijo, a contar desde el nacimiento o de la resolución judicial o administrativa de acogimiento o de la resolución judicial por la que se constituya la adopción.

2. Los funcionarios públicos tendrán derecho a una excedencia no superior a tres años, para atender al cuidado de un familiar que se encuentre a su cargo, hasta el segundo grado inclusive de consanguinidad o afinidad que, por razones de edad, accidente, enfermedad o discapacidad, no pueda valerse por sí mismo y no desempeñe actividad retribuida.

3. El periodo de excedencia será único para cada sujeto causante. Cuando un nuevo sujeto causante diera origen a una nueva excedencia, el inicio del periodo de la misma pondrá fin al que viniera disfrutándose.

4. En el caso de que dos funcionarios generasen el derecho a disfrutarla por el mismo sujeto causante, la Administración podrá limitar su ejercicio simultáneo por razones justificadas relacionadas con el funcionamiento de los servicios.

5. La situación de excedencia por el cuidado de familiares conlleva el derecho a la reserva del puesto de trabajo del que sea titular, teniendo derecho durante todo el tiempo de permanencia al cómputo del periodo a efectos de trienios, carrera profesional y derechos en el régimen de Seguridad Social que sea de aplicación, así como a efectos de acreditar el periodo de desempeño para acceder a otros puestos de trabajo.

El personal funcionario interino podrá disfrutar de esta excedencia, si bien la reserva del puesto de trabajo se mantendrá únicamente mientras no concurra ninguna de las causas de cese previstas para este personal en la presente ley.
                                                                                                     
Los funcionarios en esta situación podrán participar en los cursos de formación que convoquen la Administraciones Públicas. >>




Superada la discriminación de la que era objeto, se le presenta ahora al personal interino la misma problemática a la que se viene enfrentando el personal fijo:



¿ se puede fraccionar esa modalidad de excedencia ? Es decir, ¿ uno puede pasar tres meses en excedencia por cuidado de familiar, incorporarse un tiempo y volver a disfrutar de la excedencia por cuidado del mismo familiar ?



Los tribunales de justicia niegan esa posibilidad lisa y llanamente porque el legislador no la ha previsto expresamente (posibilidad que —abran bien los ojos— sí se contempla para el personal laboral).



Esto es que lo dice, por ejemplo, el Tribunal de Justicia de Madrid en una Sentencia de 21 de octubre de 2010:


<<...la excedencia para el cuidado de un familiar tratándose de trabajadores puede ser interrumpida, en tanto que esa misma excedencia cuando se solicita por un funcionario público, no puede ser objeto de interrupción, pues de lo contrario la Ley Orgánica 3/2007 referida habría mencionado la posibilidad de interrupción como sí hace en el caso de los trabajadores, de tal manera que la falta de referencia a la interrupción en el caso de los funcionarios públicos implica que estos no pueden disfrutar con interrupciones de la excedencia controvertida, conclusión que se apoya en indudables razones sistemáticas.

Por tanto, no es de recibo la tesis de la demandante del supuesto acercamiento en esta cuestión de las relaciones laborales y de la relación de servicio de los funcionarios públicos, puesto que la misma Ley Orgánica que admite expresamente la interrupción de la excedencia para el cuidado de familiares en el caso de los trabajadores, la excluye en el caso de los funcionarios públicos, y por otra parte el artículo 89.4 del EBEP al regular la referida excedencia lo hace con idéntica redacción que la que introduce la Ley Orgánica en el artículo 29.4 de la Ley 30/1984, de forma que se puede concluir lo mismo respecto a aquel EBEP en relación a esta cuestión, todo lo cual conduce a la desestimación del Recurso contencioso-administrativo, porque la letra de la Ley no deja margen para otra interpretación que, por más que pudiera ser deseable de «lege ferenda», no lo es sin embargo aplicando el derecho positivo vigente. >>



La letra de la ley, dice el tribunal. ¿ Saben vds. qué ley es la que genera la problemática ? ¡¡¡  La Ley de igualdad !!!



Volvemos a lo de siempre: según el régimen jurídico que resulte aplicable (laboral o funcionarial), los derechos del personal pueden diferir, aunque el empleador (Administración Pública) coincida. Me lo expliquen, por favor.



Ante tal tesitura, es lógico y comprensible que se alcen voces contrarias a ese dispar tratamiento, como la de la Comisión de Igualdad del Consejo General del Poder Judicial, que, perfecta conocedora de la postura seguida por los tribunales, afirma que el Consejo General del Poder Judicial ha venido adoptando desde hace años la postura contraria, admitiendo la posibilidad de fraccionamiento del período de disfrute de las excedencias tanto para cuidado de hijos menores de 3 años, como para el cuidado de familiares.




No hay comentarios:

Publicar un comentario