viernes, 1 de septiembre de 2017

EN RESPUESTA AL SR. VERGELES: UN PACTO SINDICAL NO LO PUEDE TODO





Lamentablemente, faltar a la verdad es una práctica normalizada. Si la falsedad no es desmentida (y con cierta celeridad), se corre el riesgo de que sea asumida, como realidad irrefutable e inmutable, por la generalidad, sobre todo cuando la fuente es un político que, además, se sirve de su estatus y de los medios de comunicación para airearla.


Desconozco si el cargo público que falta a la verdad es un ávido lector de Platón y su “República” o de Maquiavelo y “El príncipe” que se ha autoconvencido de que todas sus mentiras son útiles porque sirven a un fin legítimo mayor (normalmente, su propio interés). Es posible también que el cargo público en cuestión no sea consciente de que miente o que, absorto en un ambiente en el que la única certeza es la patraña, ha llegado a ese estado quijotesco donde una mentira es la más irrebatible verdad. Desde luego, tampoco descarto -siguiendo la tesis de Ockham- que sus mentiras respondan a una explicación más sencilla: la ignorancia, deliberada o involuntaria.


¿A qué viene esta perorata? La razón son unas recientes y atrevidas declaraciones del Consejero de Sanidad -Sr. Vergeles- en las que afirma que la OPE de Enfermería está blindada porque cuenta con el respaldo de un Pacto sindical (noticia). ¡Y tan ancho que se ha quedado!


¿Tiene razón el Sr. Vergeles?


Como mi opinión vale lo que vale, voy a reproducir lo que le respondieron los Juzgados al SES cuando, para oponerse a las demandas en las que se le reclamaba la valoración de servicios prestados en el sector privado para las Bolsas de Trabajo enfermeras, se intentó parapetar -como vuelve a hacer ahora- en un Pacto sindical. Dirá el Juez:


“...es dicho pacto una norma que, vinculante para las partes firmantes, no puede atacar disposiciones normativas jerárquicamente superiores, y particularmente los principios constitucionalmente consagrados de igualdad en el acceso a la función pública o los de mérito y capacidad...”


Lo que sucedió después es sabido por todos: a raíz de los pronunciamientos judiciales se produjo una extraordinaria y legítima movilización del colectivo enfermero, con una excelente repercusión, que obligó al SES a modificar aquel Pacto de 2013 para incluir la valoración de la experiencia en el sector privado.


¿En qué mundo vive un responsable político que insiste en que un Pacto sindical todo lo puede?



Sr. Vergeles: el artículo 9.3 de la Constitución Española reza que la Constitución garantiza -entre otros- el principio de LEGALIDAD y la JERARQUÍA NORMATIVA...”. Anóteselo.