martes, 10 de enero de 2017

Y SEGUIMOS CON LAS BOLSAS DEL SES. ESTA VEZ TOCA LA DE MATRONAS




Arranca 2017 y continúa el SES recibiendo severos rapapolvos de la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (en adelante, TSJ) en relación a las normas que regulan las Bolsas de Trabajo.

En esta ocasión, el TSJ condena al SES, en unos términos reconfortantemente duros, a admitir la solicitud de revisión de la Resolución de 6 de noviembre de 2013 de la Dirección Gerencia del Servicio Extremeño de Salud, por la que se convocó la constitución de la bolsa de trabajo en la categoría de enfermero especialista obstétrico-ginecológico, para la selección y cobertura de plazas básicas de personal estatutario temporal en las instituciones sanitarias del SES (enlace a convocatoria).

La solicitud de revisión fue presentada por una matrona que, al amparo del derecho fundamental a la igualdad en el acceso a la función pública del artículo 23.2 del Texto Constitucional, pretendía que se modificaran las bases de aquella convocatoria a fin de que se computara como mérito la experiencia adquirida como Enfermera en el SEPAD, sirviéndose para ello del siguiente argumento:

Ciertamente, no resulta razonable ni se acomoda al principio de igualdad que el SES valore como mérito servicios prestados en categorías profesionales (por ej: como celador o pinche de cocina) que absolutamente nada tienen que ver con la Categoría de Enfermero/a Especialista Obstétrico-Ginecológico y, sin embargo, no reconozca puntuación alguna a la experiencia adquirida como Enfermera en un Organismo Público perteneciente a la propia Junta de Extremadura, con la agravante de que, en nuestro ordenamiento jurídico, la “matrona” no es una profesión sanitaria distinta de la Profesión Enfermera, siendo esta última la única que tiene reconocido tal estatus de Profesión sanitaria (ex. arts. 2 y 7 de la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias).

Las peregrinas razones aducidas por el SES para no tramitar esa solicitud de revisión son contestadas por el TSJ con una dureza que es de agradecer y que, por supuesto, está perfectamente justificada.

Le toca ahora al SES explicar por qué razón en la Bolsa de Matronas computa la experiencia como Pinche o Celador y no como Enfermera. ¿Será capaz?

Recomiendo la lectura de la Sentencia.